El Test para maratón de Imanol Loizaga

Faltan pocos días para la gran cita, la carrera que has estado preparando durante meses y te planteas realizar uno de los famosos test de cálculo/predicción de marca.

Muchas veces me han preguntado atletas a los que preparo sobre la conveniencia o no de hacer uno, en otras me insisten y en alguna ocasión me he encontrado con que han cambiado (clandestinamente podríamos decir) lo previsto para un entrenamiento por el test de turno.

Los más conocidos son:

  • El test de Gavela: se realiza un 2 x 6000 siendo el primero a ritmo un poquito superior al previsto de maratón y el segundo a tope. La diferencia de ritmo que consigamos entre uno y otro determinará, a través de una tabla, tu ritmo y marca posible y tu ritmo y marca probable.

Ya advierte Rodrigo Gavela que “Todos estos cálculos son teóricos y sólo se cumplirían en condiciones óptimas de competición”

  • El test de Yasso: consiste en realizar 10 x 800 metros en el “mismo tiempo” que tengas previsto para maratón, me explico: Si tu objetivo es hacer 3h30m (4:59 min/km), cada serie de 800 m debería salirte a 3m30sg (4:22 min/km)

Las recuperaciones entre series, serán del mismo tiempo que hayas empleado al hacerlas, en este caso 3m30sg, es decir, una eternidad cuando estamos hablando de maratón.

  • Kike de Diego (dragonkik55) hace una propuesta a través de de no 1 sino 3 test: 1º) Competición medio maratón 3 semanas antes. 2º) 2 x 5000 rec. 2′ a 10 días de la carrera. 3º) 60′ en pista a ritmo de competición a una semana vista.

Comenta, con bastante lógica y acierto, que el día de la competición hay muchos parámetros exógenos que no podemos introducir también el día del test (meteorología, alimentación, horas de sueño, estrés, etc).

Ahí quería llegar yo, los test se realizan durante la fase de preparación, por lo tanto en condiciones de entrenamiento como horario, falta de correcto descanso y alimentación por el día a día, carga acumulada de sesiones anteriores, (nada de supercompensación), compañía, motivación, etc.

Veo muy difícil extrapolar los resultados a algo concluyente, pero por encima de todo, la pregunta que yo hago a todos los que dicen que van a hacer uno, es:

“¿Vas a ser consecuente con los resultados que te dé?” Dicho de otro modo, si te sale de forma que confirme que tu ritmo probable es de 3:15m, ¿vas a correr a ese ritmo o vas a salir “conservador”?

Y, al revés, muy, pero que muy habitual: te ha salido pero de lo esperado, peor de la marca para la que tú crees que estás preparado o la que estás empeñado en intentar. ¿qué vas a hacer? en el 95% de los caso la respuesta es seguir con el plan A, a por su idea inicial.

Entonces, en uno y otro caso:

¿Para qué hacemos los test si no vamos a hacer ningún caso del resultado que nos dé?

No soy amigo de los test como prueba concluyente: generan ansiedad, no se consiguen recrear las condiciones del día de la carrera, acaban proporcionando más dudas e inseguridades que antes de realizarlos…

Tanto el de Rodrigo Gavela como el de Kike de Diego creo, desde mi humilde opinión, que son ya, de por sí, buenos entrenamientos adecuados tanto al tipo de prueba al que nos vamos a enfrentar, como al momento de la preparación en que se realizan. Ya decía el primero que su 2 x 6000 empezó como una sesión de entrenamiento y que, a través de la observación de los resultado que ofrecía lo trabajó para convertirlo en un test. Y los dos recuerdan que hay que seguir una buena preparación acorde a las características de la prueba.

El de Yasso, me suena más a casualidad matemática y cábalas. Y una cosa importante, no distingue para nada entre corredores de 3’/km y de 6’30”, a todos les coincide el ritmo por km con el tiempo total…no sé.

Conclusión: antes de realizar un test debes intentar reproducir el máximo número de las condiciones que te vas a encontrar en la maratón, pensar bien para qué lo haces, qué buscas, qué conclusiones vas a sacar y, sobre todo, si vas a ser consecuente con los resultados que te dé.

Sí, lo confieso, yo también tengo mi método, con sus series y tablas, pero, de momento, no lo estoy aplicando más que en pruebas y lo necesito perfeccionar antes de hacerlo público. Hay muchas variables que tener en cuenta y, afortunadamente no somos máquinas que poder programar. De momento sigo uno prácticamente infalible:

¿Y cuál es el test de Imanol Loizaga?

Mi test se basa en el seguimiento día a día, en la evolución y progresión del atleta, de los ajustes que realizamos sobre lo previsto como consecuencia de la comunicación, intercambio de datos y sensaciones. Escuchar y preguntar, proponer y  ¿por qué no? negociar, adecuar los entrenamientos a las circunstancias personales, a sus objetivos y, por supuesto, a su capacidad física.

Si finalmente llega el día de la carrera y el atleta sabe a qué ritmo puede ir porque tiene confianza en sí mismo fruto del trabajo que ha realizado, el gran test, la maratón saldrá bien, seguro.

#QueTusExcusasNoTeAlcancen…¡¡¡CORRE!!!

 

Comments

  1. Venan

    Yo aspiro a poder realizar el test, si mi cuerpo y las lesiones lo permiten y nos respetan, el entrenamiento espero que me permita realizar el test en primera persona. Si mi entrenador considera que puedo intentarlo, claro, nada mejor que su experiencia, hay que confiar en ella.

Comentar