¿Media a tope para MARATON? ¿Por qué no?

Un debate que suele salir con cierta frecuencia es si se debe competir las semanas previas a una maratón, especialmente si debe hacerse una media maratón. Y cuando hablamos de competir no nos referimos, en este caso, a quien participa en una carrera como si fuera un entrenamiento más o menos exigente o a quien lo hace como alternativa a la tirada larga en solitario el domingo a la mañana, sino a hacerla a tope, buscando el mejor ritmo y, por consiguiente, la mejor marca posible.

Soy de los que competían poco en general, no más de 12 carreras al año y cuando estaba inmerso en la preparación de una maratón aún menos. Me centraba en entrenar y entrenar, pero una media casi siempre caía.

Ahora bien, ¿cuándo? ¿con qué antelación?, cuántas semanas antes? ¿entreno esa semana normal y hago la carrera o sigo la misma rutina al igual que si fuera mi gran objetivo?

A una semana de la maratón sí que es desaconsejable competir 21 kms a tope ya que nos va a suponer un desgaste excesivo, aunque sé de corredores muy experimentados que lo que sí hacen es un 10 K, en la que buscan esa intensidad y, a la vez, menos volumen, que debemos mantener los últimos días.

Entonces…¿se puede hacer una media maratón a tope?
Yo defiendo que sí, que por supuesto y que, además, esa carrera va a ayudarnos en la preparación de nuestro gran objetivo, la M mayúscula, la M de MARATON.

Igual es más interesante hacer esos 21 kms a 15”-20” más rápido del ritmo de maratón previsto que 26-28 kms a 10”-20” más lento. Sí, más lento, porque quien esté pensando que cuando hace las tiradas largas, ése va a ser el ritmo máximo al que puede ir en carrera, es demasiado prudente en sus aspiraciones.

Tampoco se trata de perder una semana entre descarga, carrera y recuperación: hasta el jueves sigues haciendo entrenamiento “normal”, descanso el viernes, soltar patas el sábado y la media maratón el domingo.

Lunes soltar piernas, martes descanso y para el miércoles ya estás entrenando bien otra vez con lo que en esos 6/7 días has conseguido hacer 3 entrenamientos (aquí incluimos la carrera) buenos.

Las tiradas largas son muy importantes, pero no son, ni de lejos, lo único importante. Con una buena planificación habremos hecho otro tipo de entrenamientos muy exigentes, trabajando también a ritmos más elevados.

Tenemos que quitar ese miedo a competir fuerte en la preparación de una maratón, y, sobre todo, del miedo a lesionarnos o a que si nos sale mal, si no cumplimos con lo que nos hemos marcado o con lo que creemos que tenemos que hacer de cara a la gran cita de unas semanas después, no vamos a conseguir nuestro objetivo el día D. Sé valiente y anímate.

En el próximo post: ¿hay que hacer series cortas/trabajar ritmos altos para maratón?

#QueTusExcusasNoTeAlcancen…¡¡¡CORRE!!!

Comentar