Los entrenadores y sus jergas

Te despiertas el sábado bien temprano y lo primero que te viene a la mente es una secuencia de números y letras, no una ecuación física con la que ganar el premio Nobel, ni la fórmula de la Coca Cola, sino algo que forma parte de una jerga que solamente comprendéis tu entrenador y tú y que te ha costado un tiempo dominar:

10′ + MA + TC + 4Pr / 7 x (10′ a 4:15 – 1′ a 6:30) / 5′ + E

Has estado soñando con ello, entre la emoción de hacerlo y la pesadilla de padecerlo, porque esa parte de la fórmula que está entre las dos barras diagonales es la que te va a hacer sufrir, sentirte poderoso al terminar y, sobre todo, sumar un paso más en la consecución de tus objetivos.

Los primeros días, rememorando tu época de estudiante, llevabas una chuleta o te lo escribías en el dorso de la mano, ya que te resultaba imposible aprender de memoria ese galimatías, además de que, una vez puesto en faena, bastante tienes con mantener el ritmo y concentrar la sangre en tus músculos, como para pretender que te siga llegando el riego al cerebro y poder procesar tanta información.

¿Para qué tanta historia? ¿Por qué detallar tanto?

¡¡Si con que nos digan “una horita de carrera continua” ya nos vale!!

Si tu entrenador se preocupa por personalizar al máximo tus entrenamientos en función de tus características personales, físicas, objetivos, momento de la planificación, etc, e incluso de tus circunstancias personales y laborales, no debería de extrañarte que no encuentres dos semanas iguales, que los ritmos que te marque, los rangos de pulsaciones, el volumen de entrenamiento y demás parámetros puedan variar, porque no somos robots que entrenamos siempre igual, además de que tiene que haber una progresión a medida que vas avanzando en la preparación.

Incluso el calentamiento y vuelta a la calma o enfriamiento pueden variar de un día a otro o de una persona a otra. Tarda más en estar preparado el organismo de un veterano de 48 años (master nos llaman ahora…) para hacer unas series intensas, que el de otra persona de 25 para un rodaje suave.

Ni, por supuesto, un hombre que una mujer.

Los entrenadores nos servimos del correo electrónico, whatsapp, plataformas de entrenamiento, etc, para que todo quede bien ordenadito, pero me acuerdo perfectamente que mi entrenador, que era de la vieja escuela en ese sentido, aunque totalmente actualizado en su formación, me llamaba todos los lunes a primera hora, y después de intercambiar comentarios, algo fundamental (feedback que decimos ahora), me decía una palabra, siempre la misma: “apunta

Y con boli y papel, cuan experimentado periodista, anotaba todo lo que aparece al principio del post y bastante más. Sin descanso, empezando por el lunes y terminando por el domingo. Al colgar el teléfono es cuando leía con detenimiento aquello que había anotado de corrido sin pensar y me llevaba más de un susto.

Todavía me tiemblan las piernas al recordar entrenamientos del tipo:

10′ + MA+ TC + 6 Pr / 40 x 400 m rec. 45” a 6:30 + 15′ cc / 5′ + E

No queráis saber qué era eso… Aunque sarna con gusto…

#Que Tus ExcusasNoTe Alcancen…CORRE!!!

 

Comentar