“Estamos dentro” El ritmo en la maratón

Hace un tiempo escribí un post, Breaking 3 sobre la progresión en la maratón de Tania, una chica a la que entreno desde hace casi 4 años y que había pasado de 3:23 a 3:01, quedándose a 80 segundos de romper la barrera de las 3 horas.

Aquello fue en Sevilla 2018 y hace unos días, en la edición de 2019 de esta misma gran carrera, volvió a dar una demostración de pundonor, esfuerzo, pero, sobre todo, cabeza.

Y para mi fue un privilegio ser testigo a escasos cms de toda esa exhibición, ya que corrimos codo con codo los 42195 metros de esta prueba que tanto nos engancha, nos hace sufrir y reporta disgustos, sinsabores y alegrías que no se pueden explicar con palabras.

La maratón no empieza en el km 30 como se suele decir, sino antes, como mínimo cuando suena el pistoletazo de salida, porque los errores que podamos cometer en cualquier momento se pagarán más adelante.

Es una carrera de paciencia y concentración.

Paciencia para no dejarse llevar por la euforia cuando vamos bien, no ponernos nerviosos si no se cumple lo previsto, ni tirar la toalla para superar los momentos críticos que sí o sí aparecerán.

Y concentración, porque el ritmo lo es todo, la clave. Cuanto más constante y uniforme, cuanto más lo sintamos e interioricemos, mejor. Y para eso “hay que estar a lo que hay que estar”

Empezamos 4 personas juntos la carrera y mi cometido era el de marcarles el ritmo para pasar, lo más cerca posible del 1:30, la media maratón. Cerca es 15 segundos arriba o abajo, cerca no es 1:28:30 ni 1:31:30, intentando clavar parciales de 4:15 min/km al menos cada 3/5 kms.

Hay que tener referencias de los pasos por cada km, pero hay que saber interpretarlos si se desvían del ritmo objetivo: si pica para arriba, para abajo, un avituallamiento,…y quedarse con esos parciales cada 5 kms.

Y así pasó: los dos primeros kms fueron lentos debido a la gran concentración de atletas, pero nos mantuvimos serenos y no pretendimos recuperar esos segundos en los siguientes; calma a pesar de que el primer 5000 se nos fue casi 30 segundos por arriba.

Esto acaba de empezar.

No me enrollo: segundo 5000 a 4:15, tercero a 4:14, parcial del 15 al 20 a 4:14 y paso por el arco de la media maratón en 1:30:15.

“Perfecto” le digo.

Ritmo

En el km 22, por distintas circunstancias, nos quedamos solos Tania y yo y seguimos pegados, sin hablar, serios y oyendo nuestros pasos al machacar sincronizadamente el asfalto.

Km 25 a 4:14, km 30 a 4:13, ya estamos dentro. La calculadora que llevo en la cabeza me lo dice: en ese paso por el 30, si conseguimos seguir a una media de 4:15, hacemos 2:59:55. Muy justo, pero no podemos acelerar ya que sería nuestro suicidio.

El parcial del 30 al 35 en 4:14 de nuevo, tenemos un margen de 10 segundos y seguimos callados, concentrados. Yo no hago más que repetirme “estamos dentro, estamos dentro”.

Comienzan las dificultades, llevamos 2 horas y media de carrera y Tania se va quedando en cada km unos segunditos, muy pocos, pero estamos al límite. Seguimos callados, concentrados; en el 39 estamos de nuevo ahí, pero en el 40 se nos van 6 segundos y en el 41 otros 5.

Parece una miseria, pero es un mundo. El parcial del 42, ya en la interminable recta de llegada es 4:17 sacando fuerzas de donde no hay.

Ahora vamos con todo, descontando arcos publicitarios que impiden ver el de llegada, Tania aprieta aún más los dientes y cruzamos la meta.

3:00:05, cinco escasos segundos, un suspiro, es lo que le ha sobrado para cumplir su sueño. Pero no está disgustada, sino todo lo contrario: ha sido una carrera impresionante, en silencio, concentrados, manteniendo la sangre fría y disfrutando de ese sufrimiento y esa agonía final contra el crono.

La clave, paciencia y concentración para sentir y mantener el ritmo. Y eso es algo que lo hacemos nosotros, no el GPS. Eso se entrena.

#QueTusExcusasNoTeAlcancen…¡¡¡CORRE!!!

Comments

  1. Gorka Viteri

    Qué grandes Imanol. Un abrazo a Tanía. A mí siempre me quedará la duda que, si en lugar de tirar para delante, me quedo con vosotros, hubiera, hubiéramos, conseguido el sub3. Nunca lo sabremos, otra de las grandezas del Maratón.

    1. Imanol Loizaga

      Fuiste valiente, te viste seguro de tus fuerzas y tu experiencia.
      ¿Qué hubiera pasado?
      Nunca lo sabremos y es, como dices, otra de las grandezas de la maratón

  2. Josean

    Cualquiera que haya corrido 42K disfrutará este post. A mí me ha emocionado.
    Por cierto, la maratón empieza meses antes, ni en el 30 ni en el pistoletazo, desde mi punto de vista…

    1. Imanol Loizaga

      Muchas gracias!!!
      Empieza mucho antes, Josean, cierto. Precisamente trabajar los ritmos, interiorizarlos, dominarlos y sentirlos es un currelo que se hace en los entrenamientos

  3. Jorge

    Zorionak a los dos!!! Gran entrenador y una buena atleta.A él maratón hay que vencerle y Tania lo está consiguiendo , y seguro que aún tiene margen de sobra.

Comentar