#BackToMarathon VIII: A 24 horas…¿por qué estos nervios?

Poco más de 24 horas para el momento que has estado esperando, para el que has entrenado durante mucho tiempo y, paradójicamente, te surgen sentimientos contrapuestos: por un lado ganas de ponerte en la línea de salida, de que por fin suene el pistoletazo que dará comienzo a la carrera pero también dudas, miedos y ganas de salir huyendo y de no presentarte.

Se suele decir que cuando hemos estudiado bien para un examen y lo hemos llevado día a día, el éxito está asegurado y debemos de estar tranquilos y relajados, mientras que si lo hemos dejado para el último momento o ni siquiera hemos estudiado lo mínimo, estaremos de los nervios.

Eso no se lo cree nadie

¿Has entrenado bien? “Sí, estoy seguro que sí”

¿Te has cuidado y descansado hasta lo que tu día a día te ha permitido? “Por supuesto”

Y por qué estás nervioso? Precisamente por eso, porque has invertido esfuerzo, mucho esfuerzo que se suma al que han realizado de mil maneras distintas otras personas que quieren que te salga todo bien.

Y, especialmente, porque tienes ilusión, esa ilusión con la que empezaste y que más ha costado mantener por encima de mejorar ritmos y completar duros entrenamientos.

¿Es justa la maratón?

Dicen que sí, que es justa y que pone a cada uno en su lugar, pero algunas veces es demasiado severa.

Justa, pero severa.

A muchos da una lección: a esos que no han hecho los deberes les suspende y manda a casa con una reprimenda para que se tomen las cosas en serio.

A otros les dice que no han estudiado bien, que la nota final es más baja de la que podían esperar y a lo que podrían aspirar indicándoles en qué cojeaban y qué tienen que reforzar para la siguiente.

Pero en alguna ocasión, a pesar de haber estudiado bien, no tienes un buen día y no salen las cosas como mereces. Cierto es que cuanto mejor entrenado llegas, menos posibilidades hay de que te afecten esos agentes externos porque tu cuerpo y tu cabeza se han blindado contra ellos, aunque siempre quede un resquicio por donde puedan atacarte.

Suelo decir a la gente que entreno que durante el proceso, durante esos meses de entrenamiento, se han preparado no solamente para correr con garantías la maratón, sino para superar los momentos críticos que sí o sí, aparecerán durante los 42195 metros.

Cuando tengas un momento de debilidad, que lo tendrás, cuando parezca que quiere asomarse el hombre del mazo, que por ahí rondará, o cuando parezca que las fuerzas te abandonan, tienes que acordarte de esos días de lluvia, de madrugones, de entrenamientos en solitario y kilometradas que has sacado porque son los que te han capacitado para que, cuando por fin llegue lo más duro, puedas seguir adelante.

Los nervios y la ilusión que no falten nunca.

Yo, ahora mismo, estoy como un niño el 5 de enero… soñando con el día siguiente.

#QueTusExcusasNoTeAlcancen…¿CORRE!!!

photo credit: vandentroost <a href=”http://www.flickr.com/photos/115471694@N04/42878359001″>Guggenheim Balls</a> via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a> <a href=”https://creativecommons.org/licenses/by-nc/2.0/”>(license)</a>

Comments

  1. Venan

    Sí, más que nervios, ilusión, ganas, emoción, no paras la cuenta atrás, deseando culminar el proceso, que tampoco termina en la meta, hay un después, la celebración, el balance, saborear el resultado, … allí estaremos!

Comentar