#BackToMarathon (V): Las (no tan importantes) tiradas largas

Km 26 del campeonato de España de Maratón Veteranos 2006

Vaya, es una pena, pero Imanol se ha vuelto definitivamente loco con tanto entrenar mañana, tarde y noche…las “no tan importantes” dice.

Ya sabe la gente que preparo que no me gusta abusar de las llamadas tiradas largas, por mi experiencia como atleta y como entrenador. “Cada maestrillo tiene su librillo” dice el refrán y no lo considero como un debate de si mejor o peor, sino mi forma de enfocar las cosas.

Las veo necesarias, sí, pero no más que otra serie de entrenamientos que debemos cumplir en el camino a la maratón: cuestas, rodajes a ritmo, fartlek, trabajo de fuerza, series,…forman parte imprescindible de la preparación y la correcta combinación de esos sistemas de entrenamiento y otros son los que nos llevarán al éxito final.

Preparar una maratón no es sumar y sumar kms solamente; bien es cierto que alguien que debute en la distancia necesitará acostumbrarse progresivamente a acumular tiempo corriendo, un camino que ya han recorrido quienes tienen experiencia en la distancia, pero repito, no es lo único.

A veces tengo discusiones (en el mejor de los sentidos) con atletas a quienes les parece que se quedan cortos, que piensan que les va a llegar el muro y que el tío del mazo les va a pillar sí o sí porque no ven grandes kilometradas en su plan de entrenamiento.

Trabajar los diferentes ritmos (también los altos), que el organismo reciba diferentes estímulos y produzca las consiguientes adaptaciones, conocerse a sí mismo, jugar con enlazar dos entrenamientos que van a aportar mucho más que la suma de los dos por separado…

En mi primera maratón, que preparé por mi cuenta, llegué a hacer 2 tiradas de 35 kms y otras tantas de 30, además de varias entre 25 y 28 y sé que fue demasiado. Para mi segunda, 3 años después, la tirada más larga que me mandó mi entrenador fue de 24 kms y teníamos esas discusiones que comentaba antes.

Pero confiaba en él, en todos los entrenamientos que hacíamos trabajando a ritmos altos, en que para correr 42 no hay que entrenar 42 y acabé aquella carrera con una gran marca y entrando en meta habiendo conseguido mantener el ritmo en los últimos kms sin noticias de nuestro hammer’s man.

Ahora, de cara a la Bilbao Night Marathon, sigo con el mismo plan: a unas 3 semanas que faltan, la más larga, que rondará los 28 kms, habiendo hecho otras dos antes de unos 24 y 26 más otra la semana que viene de unos 23/24. Eso sí, en la medida que he podido por mi día a día, no están faltando las cuestas, series cortas y largas, trabajo de fuerza…La suma de todo es lo que te tiene que dar confianza: el recuerdo de cualquiera de los días que has sufrido para completar lo marcado, que llovía a cántaros o que te encontrabas cansado.

También el recuerdo de lo que te costaba terminar la tirada larga pensando en que si casi no podías con esos 25 o 30 kms, cómo ibas a hacer, incluso a ritmo más alto, 42.195 metros unas pocas semanas después…

Pues sí, si has hecho todos los deberes, y no solamente los de “mates”no tengas ninguna duda de que podrás.

#QueTusExcusasNoTeAlcancen…¡¡¡CORRE!!!

 

Comentar